domingo, 29 de marzo de 2009

Paulinho da Viola e Marisa Monte - Carinhoso

Después de tanta emoción para algunas y algunos ayer...me voy a dar mi capricho de los domingos.

Ya conoceis mi pasión por la música Brasileira, y después de escuchar cosas como las de hoy, creo que está más que justificada. Necesitaba hoy algo suave, algo que me meciese,que me llevase suave...y pensé en Marisa Monte. Ya he puesto más canciones de ella, pero creo que es fundamental en el panorama actual de la música de Brasil, porque ha sabido aunar la tradicción de los grandes, con una voz enorme, y fusionar ritmos nuevos y nuevas tendencias. Aquí la tenemos con un tema clásico y sólo una guitarra, para que más?

Cerrad los ojos y dejaros transportar...descansad, disfrutad, sed felices...


"Meu coração
Não sei porque
Bate feliz, quando te vê
E os meus olhos ficam sorrindo
E pelas ruas vão te seguindo
Mas mesmo assim, foges de mim
Ah! Se tu soubesses
Como sou tão carinhoso
E muito e muito que te quero
E como é sincero o meu amor
Eu sei que tu não fugirias mais de mim

Vem, vem, vem, vem
Vem sentir o calor
Dos lábios meus
À procura dos teus
Vem matar esta paixão
Que me devora o coração
E só assim então
Serei feliz, bem feliz"

5 comentarios:

Livy dijo...

Después del día de ayer cargadito de emociones, nada como un tema relajadito como éste. No me cansaré de repetir que el brasileiro es pura musicalidad.
Buen domingo, Chapu.
Besotes.

El Mar no Cesa dijo...

Eso es cierto, estos amigos son puro ritmo y musica... que cancion mas rica. Misión cumplida Chapu, relajadita si que me he quedado! Y tan a gusto...
Un abrazo,
El Mar.
PD: Ahh, y me encanta que mi rincón te anime a explayarte, ya sabes, siempre que quieras allí está!
Otro beso.

EDEN dijo...

Guau que preciosa !! Y la verdad que para hoy me viene genial, necesito relaaaaxxx !!!

Ryoga dijo...

una canción superrelajante para acabar la semana.que buena es la música brasileña

Evánder dijo...

Jamás me hartaré de decir que la sencillez es lo que hace bella a la música. Ëste es un magnífico ejemplo, sin duda.

Bonita canción.

Un abrazo!